jueves, 13 de diciembre de 2007

La vida como fuego



-La vida es bella-continuó diciendo-cuando te consume, mientras te empuja y te destruye; entonces la vida es maravillosa; pero cuando te quema con fuego lento, escatimando los combustibles, entonces no vale la pena.

-¿Cree usted, pues, mejor una vida corta pero alegre? Preguntó el padre.


-No es necesario que sea corta, ni alegre. El dolor es una parte integrante del fuego de la vida, y el sufrimiento es el origen de la llama de la alegría. En la vida nos parecemos a aquel hombre que, preocupado en llegar a la vejez, murió de inanición a los treinta años.




DH Lawrence. Un amor moderno.



Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:

1 comentario:

Francisco Machuca dijo...

Bello texto de D.H.Lawrence.Recuerdo en mi juventud como leía a este autor con fruicion,exaltado por un corazón hambriento de belleza y pasión.
Un abrazo amigo.