lunes, 10 de diciembre de 2007

La vida como música




Sabemos que la vida es musical. Sobre sus temas fundamentales, sobre sus "frases" más intensas, no le gusta detenerse. Se limita a dárselas a uno a hurtadillas, a señalárselas apenas. En resumen, me dirigí a Palermo en la tardía primavera de este año. A pesar de todo fue un viaje muy beneficioso, porque el manuscrito original de la novela-un grueso cuaderno rayado, lleno casi enteramente con la pequeña caligrafía del autor-al examinarlo se reveló mucho más completo que la copia dactilografiada que ya conocía.

En Palermo tuve el placer de conocer a la esposa del escritor, la baronesa Alexandra Wolff-Stomersee, báltica de nacimiento, pero de madre italiana, notable investigadora de problemas de psicología...........




Giorgio Bassani.

Prólogo a "Il Gattopardo" de Giuseppe Tomasi di Lampedusa. Septiembre 1958.


2 comentarios:

Francisco Machuca dijo...

Hola Emilio.
El gatopardo.El fin de una época,de una forma de vida,de un pensar.Su autor,tan consciente de ello,le puso música a los cimientos que ya empezaba a agrietarse.A los vetustos jardines ya semidescuidados.A esos suntuosos bailes ya en un círculo concéntrico del declive.
Esta magnífica obra es junto a En busca del tiempo perdido del divino Proust,mis obras favoritas.
Es un post precioso.
Un abrazo amigo.

Emilio Cervantes dijo...

Proust se me hace un poco más pesado, sobre todo en algunos episodios. Lampedusa se lee mejor.

Me gustó tu comentario de Tristam Shandy. Llama a la lectura.

Un abrazo,

Emilio